dentroDeUnaBotella-fondo-header

Alcoholismo y abstinencia

8 de septiembre

«PEDIMOS SU PROTECCIÓN”

Entregándonos totalmente, le pedimos a Dios su protección y cuidado.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 55 

Yo no podría manejar mi vida solo. Había tratando de hacerlo y fracasé. 

Mi «pecado máximo» me arrastró al nivel más bajo que haya podido llegar e, incapaz de funcionar, acepté el hecho de que desesperadamente necesitaba ayuda. Dejar de luchar y me entregué totalmente a Dios.


Solamente entonces empecé a desarrollarme. Dios me perdonó. Un Poder Superior tenía que haberme salvado, porque los doctores dudaban que yo pudiera sobrevivir. 

Ahora me he perdonado a mí mismo y disfruto de una libertad que nunca había experimentado antes. He abierto mi corazón y mi mente a El. cuanto más aprendo, menos sé – una realidad para la humildad – pero sinceramente quiero seguir desarrollándome.

Disfruto de serenidad, pero solamente cuando confío mi vida totalmente a Dios. mientras que yo sea honesto conmigo y pida Su ayuda, puedo seguir manteniendo esta existencia gratificadora.


Sólo por hoy, me esfuerzo por vivir sobrio y de acuerdo a Su voluntad.


Doy gracias a Dios que hoy puedo optar por no beber. ¡Hoy la vida es bella!. 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *