UNA MIRADA HACIA ATRÁS 

Primero, damos una mirada hacia atrás y tratamos de descubrir en dónde hemos tenido la culpa; después hacemos un vigoroso intento para reparar el daño que hemos hecho . . . 

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 83 

Como un viajero en un nuevo y emocionante viaje A.A. de recuperación, yo experimenté una nueva tranquilidad de espíritu y el horizonte apareció claro y brillante en lugar de ser oscuro y turbio.

Revisar mi vida para descubrir en dónde había fallado me parecía ser una tarea ardua y peligrosa. Era penso hacer una pausa y mirar hacia atrás.

¡Tenía miedo de que fuera a tropezar! ¿No podía olvidar el pasado y solamente vivir en mi nuevo y dorado presente?

Me di cuenta de que aquellos a quienes había perjudicado en el pasado se interponían entre mi persona y mi deseo de continuar en mi viaje hacia la serenidad.

Tenía que pedir valor para enfrentarme a esas personas en mi vida que todavía vivían en mi conciencia, para reconocer y tratar la culpabilidad que me producía su presencia.

Tuve que mirar los daños que había causado y disponerme a hacer reparaciones. Solamente entonces pude reanudar mi viaje del espíritu.