ACEPTARSE A SI MISMO 

Sabemos que Dios nos cuida amorosamente. Sabemos que cuando nos volvamos a El, todo estará bien con nosotros, aquí y en el más allá. 

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 112 

Rezo para estar siempre dispuesto a recordar que soy hijo de dios, una alma divina en forma humana, y que la tarea más básica y urgente de mi vida es aceptarme, conocerme, amarme y cultivarme a mí mismo. Según me acepte a mí mismo, acepto la voluntad de Dios. 

Según me conozca y me ame a mí mismo, conozco y amo a Dios. 

Según me cultive a mí mismo, actúo bajo la orientación de Dios. 

Rezo para estar dispuesto a abandonar mi arrogante autocrítica, y alabar a Dios humildemente aceptándome y cuidando de mí mismo.

Noviembre Todos

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *