EL PODER DE LA ATRACCIÓN

En un principio, la prensa no podía comprender nuestros motivos para rechazar  toda publicidad personal. Se mostraban sinceramente desconcertados ante nuestra insistencia por conservar el anonimato. Pero al fin vieron la luz. Se encontraron con algo inusitado en este mundo: una sociedad que alegaba querer darle publicidad a sus principios y a sus obras, pero no a sus miembros individuales. Esa actitud nuestra los llenó de placer. Desde entonces, esos amigos han escrito crónicas sobre A.A. con un entusiasmo que no sería capaz el más fogoso de nuestros miembros. 

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 190-191 

Para mi supervivencia y para la de la Comunidad, es esencial que yo no use a A.A. para hacerme el centro de atención. 

El anonimato es para mí una manera de practicar la humildad. Ya que el orgullo es uno de mis defectos más peligrosos, practicar la humildad es una de las mejores maneras de superarlo. 

La Comunidad de A.A. gana reconocimiento mundial por sus diversos métodos de hacer públicos sus principios y su trabajo, no porque sus miembros individualmente hagan publicidad de sí mismos. 

La atracción creada por mi cambio de actitudes y mi altruismo, contribuyen mucho más al bienestar de A.A. que la promoción personal. 

Noviembre Todos

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *