UNA AUTORIDAD FUNDAMENTAL

Para el propósito de nuestro grupo sólo existe una autoridad fundamental: Un Dios amoroso tal como se exprese en la conciencia de nuestro grupo.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 139

Cuando se me elige para asumir alguna pequeña responsabilidad para mis compañeros, le pido a Dios que me conceda la paciencia, la amplitud de mente y la disposición para escuchar a aquellos que voy a guiar. 

Tengo que recordarme que soy servidor de confianza para otros, no su «gobernador», «maestro» o «instructor». 

Dios guía mis palabras y mis acciones, y mi responsabilidad es hacer caso a sus sugerencias. Confianza es mi consigna, yo confío en otros que guían. 

En la Comunidad de A.A., yo confío a Dios la autoridad fundamental para «dirigirel espectáculo».

Octubre Todos

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *