COMPARTIMIENTO MUNDIAL

Lo único que importa es que sea un alcohólico que haya encontrado la clave de la sobriedad. Esas herencias de sufrimiento y recuperación pasan fácilmente de un alcohólico a otro. 

Son nuestro don de Dios, y el conferirlo a otros semejantes a nosotros es el único objetivo que hoy en día nos anima a los miembros de A.A. en todo el mundo.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 159-160

La fortaleza de Alcohólicos Anónimos radica en el deseo, de cada miembro y de cada grupo alrededor del mundo, de compartir con otros alcohólicos del mundo,

de compartir con otros alcohólicos los sufrimientos y los pasos dados para ganar y mantener la recuperación.  

Manteniendo un contacto consciente con mi Poder Superior, me aseguro siempre de alimentar mi deseo de ayudar a otros alcohólicos, reforzando así la continuidad de esta maravillosa hermandad de Alcohólicos Anónimos.

Octubre Todos

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *